Top Peliculas Series Torrent
Terminator Destino oculto
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

Calificacion 5.2
Género:

Acción/ Ciencia ficción

País: Estados Unidos
Duración: 128 min.
Año: 2019
Director: Tim Miller
Reparto:
Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr, Brett Azar, Edward Furlong, Daniel Ibañez

Terminator: Destino oculto

Terminator: Dark Fate
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 2.08 GB
Descargar 1fichier Latino 2.05 GB
Descargar Turbobit Latino 2.05 GB
Descargar Streamtape Latino 1.23 GB
Descargar Upstream Latino 1.80 GB

Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis), una híbrido de cyborg y humano, deberán proteger a una joven del Rev-9, un nuevo Terminator que viene del futuro. Terminator: Destino oculto

 

Critica:

Nada hacía pensar a un joven James Cameron, que al vender ingenuamente por un dólar los derechos de explotación de “Terminator” a su ex-mujer Gale Anne Hurd, ésta se vengaría de él prostituyendo productora tras productora la franquicia al mejor postor, (Jonathan Mostow, McG o Alan Taylor)

Cameron renegó de cada una de las secuelas y prefirió olvidar la franquicia que le abrió de par en par las puertas de Hollywood y lo convirtió en el rey Midas de la ciencia ficción y los blockbusters más taquilleros de toda la historia, (T2, Titanic, Avatar)

Sin embargo el destino de la saga transitó por un inmerso desierto de pseudo remakes encubiertos, (Terminator 3), intentos fallidos de recuperar el tono oscuro de la primera entrega, (Terminator Salvation) o rayando el despropósito infame (Terminator Genisys)

Ninguna de las cintas anteriormente mencionadas tenían ni alma ni personalidad: en esencia todas ellas contaban lo mismo sin aportar nada nuevo ni avanzar en la historia, (bueno, en ese sentido Terminator Salvation intentaba avanzar un poco en la historia). Parecía más una franquicia para lanzar a nuevas estrellas, (Kirstanna Loken, Nick Stlah, Sam Worthington o Emilia Clarke) que para perpetuar un historia de ciencia ficción de calidad.

Con esos mimbres y tras cumplirse 25 años del contrato que pone fin al lenocinio de los derechos de la cinta original, Cameron ha recuperado su franquicia original y nos trata de vender ésta Terminator: Destino Oscuro. Cameron apadrinó tímidamente la anterior Terminator Genisys como una buena secuela, por tanto, no podemos tomarnos muy en serio su papel dentro de ésta cinta más allá del mero atrezo estético que alimente el marketing y la nostalgia. Cameron hoy por hoy no es sinónimo de calidad y dista mucho del Cameron de Abyss o Aliens: el Regreso.

La historia es la misma de siempre, solo cambian sus protagonistas que, nuevamente y replicando el patrón del cine de acción actual, está ligado al hiperestrogenismo: tres mujeres protagonistas, (solvente Linda Halmilton) Mackenzie Davis y Natalia Reyes dejando en un tercer plano a Arnold Schwarzenegger que poco a poco va desligándose de la saga por tema generacional.

La historia es una secuela directa de Terminator 2: contando con la friolera de 6 autores en su guión con David S. Goyer a la cabeza, (autor de los guiones de El Hombre de Acero, El Caballero Oscuro o Blade.

La cinta es un “back to the basics”: cine de acción para adultos, firme y directo, sin edulcorantes ni filtros Pegi 13. La cinta es violenta y los personajes femeninos son rudos y desagradables; no buscan caer simpáticas destacando indudablemente Linda Hamilton como la reina de todo el artificio a falta de un verdadero “leit movit” que animara a los nostálgicos e incrédulos a picar una vez más por ir a ver una nueva entrega.

Como cinta que trata de enmendar todo el desastre desde T3, funciona y se reconcilia con el fan de la saga original pero como cinta de ciencia-ficción genuina y fresca: patina y flojea en avanzar y ofrecer algo nuevo más allá de nuevos y mortíferos cyborgs y las explosiones y cliffhangers de rigor.

En ese sentido, no hay que esperar mayor fuego de artificio que el de montarte en el planeta nostalgia: fanservice y autoplagio. Porque ni la cinta busca ser revolucionaria ni arriesgar más allá de lo mínimamente exigible ni tampoco la historia original daba para mucho más.

Junkie XL se encarga ésta vez del libreto: interesante como éste músico ha pasado de mendigar calderilla en el circuito de juegos de ordenador, para, tras firmar la brillante partitura de Mad Max Fury Road, convertirse en el nuevo “Danny Elfamn” del cine de acción. Ofrece revisiones de los clásicos elaborados por el desaparecido Brad Fiedel pero no consigue dotar a la cinta del toque dramático que gozaban tanto T1 como T2.

En resumen: Termiantor Destino Oscuro funciona bien en todo porque no arriesga en nada y se limita a tomar al espectador y fan de toda la vida como rehén de su nostalgia. Es sin duda la mejor secuela tras T2 pero carece de la pulsión y profundidad dramática de las originales y tampoco es que las subsiguientes secuelas le hayan puesto el listón muy alto a Tim Miller.