background

La monja

2
3 Votos
thumb La monja

Cuando una joven monja se suicida en una abadía de clausura en Rumania, un sacerdote experto en posesiones demoniacas y una novicia a punto de tomar sus votos, son enviados por el Vaticano para investigar. Juntos descubren el profano secreto de la orden. Arriesgando no solo sus propias vidas sino su fe y hasta sus almas, se enfrentan a una fuerza maléfica en forma de monja demoníaca, en una abadía que se convierte en un campo de batalla de horror entre los vivos y los condenados...

 

Critica:

Últimamente, se utiliza mucho el término de moda "El tren de la bruja" para referirnos a las películas de terror comercial sin grandes pretensiones. Todas ellas, cobran entidad, ciertos clichés y arquetipos que hacen predecible el susto y los trucos de turno.

"La Monja" ni se esconde ni huye de esos términos: ofrece lo que se supone que debe ofrecer, sustos y más sustos.

El condumio tampoco es que sea un desastre, (como a la mayoría les gusta afirmar) y sí que tiene aspectos positivos que se deben destacar: la realización neófita de Corin Hardy no desmerece en absoluto el resultado final en cuanto a puesta en escena, ritmo del metraje y fotografía: la película parece retrotraernos a los mejores momentos Hammerianos, sólo que a diferencia de la Hammer, "La Monja" no desentona en entornos teatrales de cartoné: las localizaciones y efectos especiales son excelentes.

No así es la puesta en escena de los sustos y el argumento: nada que no sepamos ya. Posesiones, ente demoníaco que acecha la abadía, muertes, sustos y volumen brutal para hacernos saltar de las sillas. Todo demasiado bien empaquetado para que el espectador no se aburra pero a la vez, todo es demasiado manido, masticado y predecible, que lo único realmente espeluznante es cuando la monja hace acto de presencia mediante sombras al fondo de un pasillo siniestro.

Sólo por eso, merece la pena visionar la película para aquellos amantes del cine de terror: no es una película para esperar a verla en un sucio streaming ya que la fotografía es demasiado oscura y no nos permite disfrutar de la grandeza de Valak.

En conclusión: es una cinta que muchos esperaban con grandes expectativas pero que no consigue estar a la altura de la propia protagonista: la monja poseída. Pero ello no es óbice para desterrarla al olvidadero. La película ganará con los años adeptos y será el disfraz de moda de éste 2018/2019.

También te puede interesar

Download Links